Significado de los símbolos Aztecas

La civilización azteca, al igual que la maya, la inca y las demás grandes civilizaciones mesoamericanas y sudamericanas, estaba impregnada de simbolismo religioso y cultural.

Para los aztecas, el simbolismo, las metáforas y las alegorías estaban en la base de cada parte de su vida cotidiana. Ya sean religiosos o naturalistas, los símbolos aztecas nos dicen mucho sobre esta antigua cultura y su forma de vida.

Echemos un vistazo a algunos de los símbolos aztecas más populares, seguido de una mirada a la importancia de los símbolos y motivos en la cultura azteca.

Los símbolos aztecas más populares

No podemos enumerar todos los símbolos utilizados en los escritos y la cultura azteca en un solo artículo. Sin embargo, podemos mencionar los más destacados y/o curiosos.

Jaguar – símbolo de habilidad, fuerza y destreza militar

El jaguar es el mayor felino salvaje y depredador alfa de Mesoamérica, por lo que no es de extrañar que los aztecas lo adoptaran como un poderoso símbolo. En su cultura, el jaguar se convirtió en el símbolo de los guerreros de élite de los aztecas: los guerreros jaguar.

Al igual que los grandes felinos que pueden matar incluso a un cocodrilo adulto mediante una combinación de habilidad y fuerza, los guerreros jaguar eran un elenco del ejército azteca que incluía sólo a los guerreros más hábiles y aguerridos. Básicamente, eran las focas del ejército azteca, y tenemos que decir que un jaguar es un animal mucho más intimidante que una foca.

Águila: símbolo de poder, del viaje del sol por el cielo y de México.

Es fácil confundir el águila con otro prominente símbolo de guerra, pero era mucho más que eso. Sí, los famosos Guerreros Águila son la segunda casta bélica azteca más conocida, y se creía que los niños nacidos bajo este signo astrológico expresaban cualidades bélicas como el poder, la valentía y la intrepidez.

El águila se asociaba con el sol, que también «volaba» por el cielo cada día, «ahuyentando» a la noche como su presa.

Sin embargo, el símbolo del águila también se asociaba al robo y al saqueo, normalmente en un contexto militar. Aún más famoso, el águila era el símbolo de la capital azteca, Tenochtitlan, ya que los aztecas creían que eran los descendientes de la tribu errante del pueblo mexica.

En el mito sobre los mexicas, se decía que habían viajado por Mesoamérica en busca de un hogar, un hogar que estaría indicado por un águila sentada sobre un cactus. Se decía que el águila era un símbolo o una encarnación del dios Huitzilopochtli al que los mexicas adoraban.

Finalmente, la tribu mexica vio el águila de Huitzilopochtli en una pequeña isla pantanosa en medio del lago de Texcoco. Allí establecieron la ciudad de Tenochtitlan y el águila pasó a formar parte de la bandera nacional mexicana tras la revolución y liberación de México en el siglo XIX.

La sangre, símbolo de vida y poder

En la mayoría de las culturas antiguas la sangre era un símbolo popular de vida y vitalidad. Sin embargo, para los aztecas era mucho más que eso. Para ellos, la sangre de las personas era la sustancia que hacía girar el mundo, o mejor dicho, que mantenía al sol girando alrededor del mundo.

Los aztecas creían que por la noche el sol era demasiado débil y por eso viajaba por el inframundo. Así, el sol necesitaba sangre para mantener su fuerza y salir de nuevo cada mañana.

Irónicamente, los aztecas también creían que el sol era una de las encarnaciones del dios Quetzalcóatl. También representado como un guerrero o como una serpiente emplumada, Quetzalcóatl era posiblemente la deidad azteca más famosa y querida, pero también era la única deidad que se oponía a los sacrificios humanos.

Y, sin embargo, la horrible práctica continuó, motivada en gran medida por el deseo de mantener fuerte al sol o a Quetzalcóatl. Hablando de ayuda no deseada.

El lanzador de lanzas Atlatl – un símbolo de guerra y dominio

El atlatl era una de las armas aztecas más singulares. Fue anterior al arco y la flecha y era una vara corta que se manejaba con una sola mano, normalmente decorada con serpientes o plumas de ave.

Los guerreros y cazadores aztecas la utilizaban para poder lanzar lanzas a mayor distancia y con mayor potencia que con el brazo desnudo.

El atlatl era un arma temible, por lo que no es de extrañar que también se convirtiera en un símbolo destacado. Se consideraba un símbolo tanto de guerra como de destreza mágica.

Un guerrero atlante también se utilizaba a menudo para representar a la Muerte, especialmente en relación con el sacrificio de enemigos cautivos.

La serpiente emplumada – el símbolo del dios Quetzalcoatl

Uno de los símbolos divinos más famosos de la cultura y mitología azteca es el de la Serpiente Emplumada.

Uno de los dragones más famosos de los mitos aztecas, cuando no era representado como un hombre o como el sol, Quetzalcóatl solía ser representado como un colorido dragón anfiptero emplumado, es decir, un dragón con dos alas y sin otras extremidades.

Aunque no era un dios de la guerra, Quetzalcóatl era el dios con el que la mayoría de los guerreros querían asociarse, ya que se creía que era el humano original, de ahí que fuera el único dios opuesto a los sacrificios humanos.

La serpiente y las plumas eran los adornos, tallas y accesorios más comunes en las armas aztecas, ya que simbolizaban el poder y la fuerza de la serpiente emplumada.

Rana: símbolo de alegría, fertilidad y renovación

Un símbolo mucho más ordinario y alegre, la rana era un símbolo de alegría. No está claro por qué, pero se puede suponer que es porque los aztecas encontraban a las ranas divertidas. Un poco asquerosas, quizá, pero divertidas al fin y al cabo.

Sin embargo, más que eso, las ranas eran también un símbolo de la fertilidad, del ciclo de renovación de la vida, así como de la muerte, como una extensión del ciclo de la vida.

La rana también era el símbolo de la diosa madre de la tierra azteca Tlaltecuhti, que a menudo era representada como un sapo o una forma cuasi-humana con rasgos de rana.

Al igual que la mayoría de los símbolos animales aztecas, solía ser representada de forma bastante aterradora, con una boca abierta y llena de colmillos y pies con garras con cráneos humanos debajo de ellos. Sin embargo, esto formaba parte de su simbolismo del ciclo vital, ya que se tragaba las almas de los muertos y luego daba a luz al universo. El reciclaje en su máxima expresión.

La mariposa, símbolo de cambio y transformación

La mariposa o papalotl era uno de los aspectos de Xochipilli, el dios de la vegetación. Esa conexión era bastante clara, al igual que todos los demás significados simbólicos de la mariposa.

Los bellos insectos también simbolizaban una luz de fuego parpadeante, a menudo asociada con el sol o las estrellas, así como con el cambio. Cuando los aztecas observaron la transformación de las mariposas, les asignaron ser un símbolo de cambio personal también.

Además, las mariposas eran también un símbolo de la diosa Itzpapalotl, cuyo nombre se traduce como mariposa de obsidiana o mariposa con garras. La propia Itzpapalotl simbolizaba las almas de las mujeres que morían durante el parto.

El mismo simbolismo se extendía a veces a las almas de los guerreros que morían en la batalla: se decía que sus almas revoloteaban entre los campos floridos como mariposas.

El chocolate, símbolo de decadencia y sensualidad

En la película romántica del año 2000 Chocolat, se decía que el delicioso cacao representaba el amor, la libertad y la sensualidad en las culturas mesoamericanas. Es cierto, pero en realidad también simbolizaba otras cosas.

Los aztecas y los mayas consideraban el chocolate como un poderoso afrodisíaco, hasta el punto de que incluso lo veneraban como «sagrado». Sin embargo, también estaba reservado a la élite gobernante y la mayoría de los plebeyos no tenían mucho acceso a él.

El chocolate se utilizaba incluso como moneda, pero era tan caro que pocos podían permitírselo. Y como la mayoría de los símbolos de la clase dirigente y de las actividades sexuales, el chocolate también se asociaba a la decadencia moral.

Huellas: símbolo del viaje o del paso del tiempo

Incluso algo tan ordinario como las huellas de una persona en la tierra era un símbolo popular en la escritura, el arte y la vida de los aztecas. Se utilizaban habitualmente como símbolo del paso del tiempo en la escritura y en la narración visual.

Sin embargo, también representaban viajes literales y metafóricos. Al igual que la mariposa, las huellas de los pies se utilizaban a menudo para mostrar lo mucho que ha cambiado una persona y lo lejos que ha viajado.

Un bebé recién nacido, símbolo de la huida del cautiverio

Es fascinante la cantidad de simbolismo que puede derivarse del acto de dar a luz. Es al mismo tiempo lo más biológicamente normal y también lo más misterioso para la mayoría de las culturas y religiones.

Para los aztecas, este acto maravilloso también simbolizaba muchas cosas: la vida, el ciclo de la vida, un acontecimiento positivo en general y… un prisionero que lucha por escapar del cautiverio.

Parece una interpretación extraña del proceso de creación de la vida, pero también es comprensible. Los bebés humanos pasan una cantidad extraordinaria de tiempo en el vientre de sus madres, especialmente en comparación con la mayoría de los otros animales nativos de América Central y del Sur, y el proceso de dar a luz implica mucha lucha por parte de ambas partes involucradas.

La importancia de los símbolos para los aztecas


Los aztecas, prominentes en los siglos anteriores a la llegada de los conquistadores españoles, eran una cultura tan militarista y tecnológicamente avanzada como espiritual. Todo, desde sus escritos, obras de arte, arquitectura, moda, lenguaje y ejército, estaba impregnado de simbolismo espiritual y religioso.

Los guerreros aztecas, por ejemplo, no sólo llevaban ropas diseñadas a partir de animales específicos y se dividían en castas con nombres de diferentes animales, sino que también solían tatuarse el cuerpo y la cabeza con símbolos religiosos y animalistas de fuerza, poder y ferocidad.

Los diversos calendarios aztecas también utilizaban decenas de símbolos diferentes para señalar los días y las estaciones del año. A partir de ahí, todos los periodos y calendarios administrativos, agrícolas y cívicos también recibieron el nombre de diversos símbolos.

Las artes y la escritura de los aztecas también utilizaban en gran medida varios símbolos metafóricos, al igual que su joyería, su ropa y su arquitectura. Los aztecas incluso nombraban a sus hijos según el día de su nacimiento y el dios correspondiente a esa fecha en el calendario azteca.

Tipos de símbolos aztecas

Dado que prácticamente todos los aspectos de la cultura azteca están regidos o acompañados por un fuerte simbolismo, podemos hablar de cientos de símbolos diferentes.

Tampoco es sorprendente que si tratamos de categorizarlos de alguna manera, podemos terminar con docenas de diferentes categorías arbitrarias. Así que, para simplificar las cosas, hemos dividido los diferentes tipos de símbolos aztecas en tres grupos: símbolos religiosos, animalistas y de objetos comunes.

Muchos de los símbolos aztecas pueden utilizarse indistintamente entre los tres grupos, ya que muchos de los símbolos religiosos eran de naturaleza animal y/o venían en combinación con algunos artículos domésticos comunes. Aun así, esta es la división más clara y directa que se nos ocurre.

1- Símbolos religiosos

Los aztecas eran una cultura muy religiosa. Hoy en día, solemos asociar las culturas mesoamericanas con los sacrificios rituales, pero sus religiones incluían mucho más que eso. Como la mayoría de las religiones antiguas, los aztecas utilizaban la suya para explicar casi todos los sucesos naturales y cualquier otro acto normal de la vida cotidiana.

Por ello, casi todas las profesiones o actividades estaban patrocinadas por una deidad determinada y estaban bajo un símbolo u otro. Las propias deidades eran representadas a menudo como animales, monstruos o cuerpos celestes, pero también eran simbolizadas por diferentes elementos y objetos.

2- Símbolos animalistas

Como la diversidad animal en la región mesoamericana era excepcionalmente rica en esa época, los aztecas utilizaban el simbolismo animal para describir casi todas las actividades. El simbolismo animal también se utilizaba para describir las diferentes horas del día, así como los diferentes meses y estaciones del año, como era común en la mayoría de las culturas antiguas.

Los aztecas solían hacer una especie de antropomorfismo inverso: no atribuían rasgos humanos a los animales como hace la cultura popular moderna, sino que atribuían varios rasgos y comportamientos animales a los humanos. Los guerreros agresivos y fuertes se llamarían jaguares, las personas alegres se asociarían a las ranas, las personas que cambian mucho a lo largo de su vida se llamarían mariposas, etc.

3- Símbolos de objetos/situaciones comunes

La afinidad de los aztecas por el simbolismo y las alegorías llegaba hasta el punto de que incluso utilizaban objetos o actividades normales y cotidianas como símbolos comunes en sus escritos y arte.

Un guerrero de pie frente a un oponente arrodillado era un símbolo de dominio, los pasos en la tierra simbolizaban el viaje de una persona o el paso del tiempo, la sangre era un poderoso símbolo de poder e incluso los bebés recién nacidos eran un símbolo común de alguien que escapaba del cautiverio.