Significado Toro Celta

En la cultura celta, los toros son un animal importante, que aparece en muchos cuentos, sirviendo como un poderoso símbolo.

El toro a veces se sacrificaba para apaciguar a los dioses, y en Irlanda y Escocia, los toros se usaban en ceremonias para predecir el futuro e incluso elegir un nuevo rey.

Esto es lo que debe saber sobre el significado y los significados simbólicos del toro celta.

El toro celta en la mitología

toro celta

Los toros han aparecido en varios mitos celtas, así como en arte, figurillas y esculturas. Visto como un animal poderoso y fuerte con la capacidad de mejorar las habilidades de adivinación humana, los toros también están asociados con ciertas deidades celtas.

Tarvos Trigaranus

El nombre en latín de una deidad presumiblemente celta, Tarvos Trigaranus es un dios toro, cuyo nombre significa literalmente toro con tres grullas. Originalmente, la frase en latín era un título inscrito en una escultura de piedra del siglo I, pero los eruditos especulan que también era el nombre de un dios toro. Como su nombre indica, se le representa en forma de toro, acompañado de grullas u otras tres aves palustres de largas patas.

Tarvos Trigaranus está representado en dos esculturas de piedra en París y Trier, Alemania. En la escultura de París, descubierta en 1711 bajo la Catedral de Notre Dame, se le representa con los dioses celtas Esus, Cernunnos y Smertrius.

Se cree que un grupo de barqueros que navegaban por el río Sena dedicaron el monumento a Júpiter en París, alrededor del año 26 EC. Desafortunadamente, la historia detrás de la escultura se ha perdido con el tiempo, pero los estudiosos la asocian con un mito celta.

Históricamente, el toro estaba relacionado con el dios celta Esus, que se representa en otra escena de la misma escultura como un leñador talando un árbol, protegiendo a un toro y tres pájaros. Los estudiosos no saben a qué se refiere la escena, pero la asocian con una mitología sobre la regeneración. En el mito, un toro fue asesinado por un cazador, pero las grullas lo devolvieron a la vida.

La incursión de ganado de Cooley

En el ciclo del Ulster de la mitología irlandesa, dos grandes toros, Donn Cúailnge, el toro marrón de Cooley, y Finnbhennach, el toro blanco de Connacht, alguna vez fueron pastores llamados Friuch y Rucht respectivamente.

También conocido como Táin bó Cuailnge, la historia narra la rivalidad entre los dos hombres, Friuch y Rucht, donde continuaron luchando incluso después de que se transformaron en animales que conservaron su capacidad de razonamiento y lenguaje humanos. Su lucha duró varias vidas, ya que sufrieron una serie de transformaciones, incluidos cuervos, ciervos, bestias acuáticas e incluso guardianes de la manada.

Finalmente, Friuch se transformó en el toro marrón llamado Donn Cúailnge y Rucht se transformó en el toro blanco llamado Finnbennach. Los dos toros estuvieron separados por un tiempo, el toro marrón en Ulster y el toro blanco en Connacht.

Un día, sus caminos se cruzaron de nuevo, por lo que lucharon durante días y noches. Al final, Donn Cúailnge mató a Finnbennach, pero el toro marrón también resultó gravemente herido. Finalmente, él también murió.

La trama también incluye a otros personajes que fueron los responsables del encuentro de los dos toros. Tiene sus raíces en el odio de larga data entre Reina Medb de Connacht y el Rey Conchobar de Ulster. Sin embargo, la historia comienza con celos domésticos, cuando la reina Medb y su consorte Ailill se pelearon por quién poseía las posesiones más valiosas.

Ailill posee un espléndido toro blanco, por lo que Medb anhelaba obtener el igualmente magnífico toro marrón de Cooley. Algunas fuentes dicen que la reina declaró la guerra a Ulster para adquirir el toro marrón por la fuerza. Cuando la reina ganó la guerra, tomó el toro pardo como premio. Ella lo llevó a casa a Connacht y los dos toros se encontraron de nuevo.

Estos cuentos demuestran que el toro era un aspecto importante de la mitología celta y jugaba un papel en los mitos.

Significado y simbolismo del toro celta

La mitología celta involucra animales que tienen poderes mágicos propios. Los toros fueron abrazados por los celtas y aparecen en muchos cuentos. Estos son algunos de los simbolismos del animal:

Los toros eran reverenciados y admirados por su fuerza, dominio y ferocidad. Eran los animales más representados en figurillas y estatuillas, especialmente durante la primera Edad del Hierro. Sus cuernos hablan de su poder y agresión.

En la cultura irlandesa medieval, los toros eran un símbolo de riqueza, ya que el estatus de un gobernante se medía por el número de sus rebaños. Robar ganado de los reinos vecinos era un deporte peligroso para los jóvenes, que ganaban poder a través de su habilidad en los robos de ganado. el cuento de Táin bó Cuailnge muestra la importancia de estas criaturas en la sociedad irlandesa, ya que presenta dos toros especiales codiciados por dos gobernantes.

Dado que los celtas eran predominantemente un pueblo de pastores, el ganado, especialmente los toros, también se asoció con la abundancia agrícola. El toro también estaba relacionado con el dios celta Cernunnos, el dios de la naturaleza y la abundancia. Como portadores de abundancia, los toros aparecían en cuencos, cubos, calderos y morros, así como en monedas galas.

El toro parece haber cumplido un papel sagrado en varios cultos y está asociado con Fertilidad y regeneración. De hecho, se ofrecían bulas en cumplimiento de votos, especialmente en los santuarios curativos Fontes Sequanae (conocidos como los Manantiales de Sequana), Tremblois y Forêt d’Halatte.

Los santuarios y tumbas celtas muestran evidencia del sacrificio de toros. Se usaban como ofrendas no consumidas a los dioses y como parte del festín ritual. Ciertos rituales de adivinación incluso requerían el sacrificio de un toro blanco.

Se dice que el dios celta continental Esus estaba asociado con el toro. Algunos creen que apareció como un leñador cortando árboles en presencia de toros. Algunos eruditos especulan que el árbol y el toro son imágenes paralelas de sacrificio.

El toro es el protector de su rebaño, asociándolo a la protección. Incluso dará una advertencia bramando su rabia y pateando el suelo antes de atacar cualquier cosa que considere una amenaza. De acuerdo con esto, algunas entradas a los santuarios a veces estaban custodiadas por cráneos de toros. Una vaina de espada de bronce grabada con toros que data del siglo V a. C. sugiere que la criatura se usó como talismán para protegerse.

El toro celta en la historia

toro en la historia

Antes del período celta en Gran Bretaña, y ya en el Neolítico y la Edad del Bronce, se encontraron toros en la iconografía europea, lo que sugiere que tenían una gran importancia en los rituales prehistóricos.

En literatura

La mayor parte de lo que hoy se conoce como mitología celta irlandesa proviene de tres manuscritos: el Libro de Leinster,los Libro amarillo de Lecan,y el Libro de la vaca parda. Estos tres libros presentan versiones ligeramente diferentes de algunos de los mismos cuentos, especialmente el Táin bó Cuailnge o la Asalto de ganado de Cooleyque trata sobre el conflicto de dos toros encantados.

los Libro de la vaca parda es el más antiguo de tres volúmenes de prosa, compilado alrededor del año 1000 EC. Se dice que la mitología que contiene es mucho más antigua y sobrevivió a través de generaciones de tradición oral. Incluso se dice que el libro fue hecho con piel de vaca conservada durante 500 años.

en la cultura local

Los celtas vieron el toro como un emblema simbólico e incluso lo aplicaron al nombre de pueblos, como el pueblo de Tarbes en el sur de la Galia, también llamado pueblo del toro. El simbolismo del toro también aparece en monedas y se ha encontrado en estatuillas, especialmente en la Galia, Escocia e Inglaterra.

Algunos nombres tribales celtas también tenían alusiones a los animales, especialmente a los Taurisci o la gente toro. Era una tradición que un clan exhibiera la cabeza o la piel del animal de su clan, así como pintar su símbolo en sus escudos y tatuarlo en sus cuerpos.

En Religión y Ritos Sacrificiales

Según los historiadores, hay evidencia de sacrificio de toros. Aunque estos toros sin duda se comían, la diferencia entre una fiesta y un sacrificio a veces es difícil de distinguir.

Según los escritores clásicos, los animales también se ofrecían como sacrificio en algunos rituales. Plinio el Viejo menciona el sacrificio de dos toros blancos con motivo del corte del muérdago. Julio César afirmó que los celtas de la Galia quemaban anualmente animales enjaulados con humanos cautivos vivos.

A veces, el toro también se asocia con una deidad, como el dios celta continental Deiotaros, cuyo nombre significa el toro divino o la dios torolo que sugiere que puede ser como Tarvos Trigaranus de Galia.

en adivinación

los druidas y los bardos realizaron rituales de adivinación, con la esperanza de ver el futuro. La mayoría de estos rituales involucraban animales que se pensaba que proporcionaban señales. En la antigua Irlanda, una forma de adivinación que involucraba toros se llamaba Tarbhfhesstambién conocido como fiesta de toros o sueño de toro.

Durante el ritual, un poeta, que había sido entrenado como vidente, comía carne cruda; algunas fuentes dicen que se sacrificaba y cocinaba un toro, y el poeta comía tanto la carne como el caldo. Luego, se acostaba a dormir, envuelto en la piel del toro recién sacrificado. Los druidas cantarían sobre él hasta que recibieran una visión que revelara la identidad del próximo rey legítimo.

El poeta más elevado también podía castigar a cualquier rey que resultara incapaz de gobernar. A veces, la visión del poeta era críptica. Además de los estados de sueño, algunos métodos de adivinación también incluían cantos y trances.

En 1769, un turista literario describió un sacrificio de toro similar practicado en el distrito de Trotternish. El ritual fue aparentemente de larga duración y fue descrito como “horrible solemnidad”. Los Highlanders escoceses ataron a un hombre con pieles de toro y lo dejaron soñar con el futuro. El adivino incluso fue colocado bajo una cascada alta con la esperanza de obtener conocimiento precognitivo.

En Arte e Iconografía

Encontrado en Dinamarca en 1891 CE, el famoso cuenco de plata dorada conocido como Gundestrup Cauldron presenta la influencia de la mitología celta. Se ha fechado entre el siglo III y el siglo I a. C., y sus paneles en relieve presentan escenas de animales, rituales de sacrificio, guerreros, dioses y otros motivos. Según algunos historiadores, es la piedra Rosetta de la mitología celta.

Se cree que los toros representados en el caldero eran considerados criaturas sobrenaturales, representados mucho más grandes para sus asesinos humanos. La representación muestra un toro muerto, así como una escena con tres guerreros que están a punto de matar tres toros, asociándolos con la caza o el sacrificio ritual en la cultura celta.

Toro celta en tiempos modernos

Los símbolos de toros todavía se usan en la iconografía religiosa y el emblema cultural en la Francia, Irlanda, Escocia y Gales de hoy en día. La incursión de ganado de Cooley sigue siendo una leyenda popular en la región, ya que tiene resonancia para la vida rural moderna. El simbolismo de la criatura sigue siendo poderoso y se presenta comúnmente en el arte, la moda y los diseños de tatuajes.

Resumen:

El simbolismo animal y sus asociaciones fueron importantes para los celtas, y quizás ninguno más que el toro. El nombre tarvos, que significa toro, aparece en los nombres de lugares y tribus, lo que demuestra el alcance del culto al toro. Símbolo de fuerza, poder, riqueza y protección, al toro se le otorgan propiedades mágicas en la mitología celta.